La Costeña® Descubre el sabor
« El sabor de México
None

Antojitos pa' dar el grito sin salir de casa. Por Mariano Sandoval

Ciudad de México - Jue 17 Oct 2019

¿Quieres gritar “Viva México” desde la cocina, sin sobresaltos y con harto sabor? Ahí te van tres recetas de antojitos facilillos, para que seas el verdadero héroe de este grito, sin dejar de pasarla bomba con tus invitados:

Sopes de cecina

¿Qué se necesita?

  • Frijoles Negros Refritos La Costeña®
  • Salsa Verde o Taquera La Costeña®
  • Sopes de maíz
  • Cecina para asar
  • Cebolla 
  • Lechuga
  • Crema
  • Queso fresco desmoronado

¿Cómo le hago?

Primero, lava y desinfecta la cebolla y la lechuga. Sécalas muy bien, pues es momento de cortar finamente la cebolla y de filetear la lechuga. ¿Dudas sobre esto último? Guarda la calma y sigue esta ruta:

  1. Internet,
  2. Busca “fotos sope” y…
  3. Imita con el cuchillo el corte de esas tiras verdes

Después, en un sartén caliente acompañado de una salpicadilla de aceite, añade la cecina mientras gritas ¡Viva Yecapixtla, rey de las cecinas! y déjala asar. ¿Sin sal, Mariano? Exacto, recuerda que este tipo de carne ya tiene por sí misma esa personalidad salada. Finalmente, sofríe el sope por ambos lados en un sartén con poco aceite, unta Frijoles Negros Refritos La Costeña® mientras en tus bocinas ya suena recio el mariachi. Para armar, solamente coloca la carne asada y en  tiras sobre el sope con frijoles, encima la lechuga, la crema, el queso, la cebolla y pa’ rematar, Salsa La Costeña® al gusto, que su verde o que su taquera. #AyPapantlaTusHijosVuelan

Tostadas de tinga

¿Qué compro?

  • Frijoles Bayos Refritos con Chipotle La Costeña® 
  • Salsa Arriera La Costeña® 
  • Tostadas
  • Cebolla
  • Pechuga de pollo, cocida y deshebrada (fiada de casa de los papás o de su fondita fav)
  • Ajo
  • Jitomate
  • Crema
  • Queso fresco desmoronado

¿Quién las prepara?

¡Tú, mismísimo chef espontáneo! Muy sencillo, primero lava y desinfecta las verdurillas. Luego, filetea la cebolla y sofríela en un sartén caliente con aceite, junto con pollo deshebrado. Mientras tanto, licúa el ajo, la cebolla y los jitomates. Baña con esta preparación al pollito en fuga del sartén y deja que se arme tremendo pachangón de calor durante un par de canciones. Si en tu alacena habita un personaje llamado “orégano”, invítalo al baile. Agrega magia, es decir, la sal, la pimienta y cocina unos minutitos más. Para servir en casa a esa realeza de las calles, es indispensable untar deliciosos Frijoles bayos Refritos con Chipotle La Costeña® en una tostada y después coloca un poco de tinga. Finalmente, vístela como Adelita con la crema, el queso y la Salsa arriera tatemada La Costeña® #mailob.

Taquitos dorados

¿Qué lleva?

  • Frijoles Bayos Refritos con Queso y Chipotle La Costeña®
  • Salsa Verde o Taquera La Costeña
  • Tortillas de maíz recién compradas
  • Lechuga
  • Crema
  • Queso fresco desmoronado

¿Eso es todo?

Sí, ahora rellena cada tortilla con Frijoles Bayos Refritos con Queso y Chipotle La Costeña®, y luego enróllala con esa técnica milenaria con la que nacemos todos los mexicanos, ¡en forma de taquito! Repite el paso anterior para la cantidad de tacos que desees. En este momento hay dos caminos: refrigéralos si tus invitados te escriben desde el tráfico entre emojis de perdones o prepárate para una escena de película de acción. Así es, calienta aceite en un sartén, altura tipo chapoteadero. Mientras eso sucede, corta los taquitos por la mitad para darle esa ondita botanera. Sumerge cada pieza en aceite para lograr ese bronceado doradito que solo los galanes de balneario logramos, sácalos y resguárdalos en papel absorbente para eliminar el exceso de fritura. Finalmente, en un plato decóralos con la lechuga, el queso fresco y la Salsa La Costeña® verde o taquera a tu meritito gusto.

Moraleja de cuentos culinarios nacionales

Celebremos entre fuegos artificiales a uno de los pioneros de la gastronomía mexicana ¡el frijol, #ChiquitoPapá! Olvidémonos por un segundo de su irresistible figura y encanto en boca, veamos su interior: fuente de proteína, fibra y hierro, entre otras virtudes. Un clavado en internet con la palabra “frijol” y te deslumbrarás con la enorme cantidad de datos más que positivos de un sinnúmero de estudios, parafraseando algunos: “buenazos para personas con diabetes, pues contiene bajo índice glucémico y alto contenido en fibra”; “su alto contenido en hierro previene la anemia ferropénica en mujeres y niños, al combinarse con alimentos que contengan vitamina C” y, uno más, “están exentos de gluten y la calidad de sus proteínas mejora cuando las combinas con cereales como el maíz”, justo como lo acabamos de hacer con estos tres corridos patrios.

“¡Vivan los héroes que nos dieron patria!, ¡viva el frijol!, ¡viva México!” Tras este grito y con antojitos en mano, los invitados felices en casa perderán el control.